La ola de calor en Badajoz

El calor en Badajoz destiñe los anuncios de las marquesinas y agota las botellas de agua de los quioscos. De madrugada saca a pasear a insomnes, cucarachas y mosquitos. En las cocinas enciende batidoras, tritura tomates, corta pepinos, abre pimientos, deshoja cebollas y desdienta ajos.

June

Hizo un poco de ruido porque le costó acertar con la llave de casa. Dentro fue mucho más cuidadoso. Caminó de puntillas hasta su habitación y se tumbó en la cama sin desvestirse —ni siquiera se quitó el fular—.